La Lectura Rápida, una GRAN VENTAJA para el Éxito

La lectura rápida es una buena alternativa para lograr una comprensión de los textos más significativa que si leemos a un ritmo normal o lento dependiendo de nuestras capacidades.

La lectura rápida es una buena alternativa para lograr una comprensión de los textos más significativa que si leemos a un ritmo normal o lento dependiendo de nuestras capacidades.   Desde estos párrafos no pretendemos en modo alguno obligarles a que lean a una velocidad más alta de la que acostumbran.

Lo que se pretende es que mediante la adquisición de mejores hábitos de lectura ustedes, como lectoras(es), tengan una asimilación de lo que leen más cercana a la realidad que trata de mostrarles esas líneas que de algún u otro modo quieren transmitirles una idea central. Así lo dicen estadísticas.

Según algunas investigaciones hechas por pedagogos, el 75% de los niños tienen hábitos deficientes de lectura debido a factores como poca interacción con los padres, un uso exponencial más prolongado del tiempo libre en actividades como internet, juegos extracurriculares y otras actividades lúdicas que no fomentan sumamente el interés literario.

De ese 75%, 40% de ellos manifiestan según sus opiniones un bajo o mediano interés por la lectura, y cuando lo hacen, la practican de manera sesgada y sin retener mayor información.   Muchas personas adultas se quejan de que no retienen lo suficiente cuando leen, y se sienten mal al manifestar que “leen como loros”, entendiéndose esta frase como una asimilación de que tan sólo pronuncian las palabras pero no comprenden o no quieren entender los significados que llevan implícitos.

Una lectura rápida puede ser una habilidad natural, producto de la herencia de parte de alguno de los padres o de ambos, o bien de generaciones más atrás que se han destacado en este hábito.   Pero para las personas que quieren mejorar sus niveles de comprensión de textos existen métodos interesantes para fomentar una asimilación más “ligera” de los mismos.

Todo lo que se necesita es un compromiso personal.   Identificar la incomodidad es el primer paso para lograr una disciplina que contribuya a combatir con éxito los hábitos que hacen que un individuo tenga una manera de leer demasiado parsimoniosa que no le ayuda a comprender el mensaje central de artículos, notas, ensayos, etc., que por cierto vienen en distintos tamaños, se publican en variadas obras y, ante todo, se dirigen a todo tipo de público.   De esta forma, el hombre o la mujer logran más resultados en menos tiempo.

Si usted es de aquellas que comprenden cabalmente el poder de la lectura rápida, no deje de atender nuestras recomendaciones.

Me gustaría que me dejarás un comentario sobre este artículo que acabas de leer y también cuentame un poco y digame cual es su principal frustración, a la hora de tratar de leer más rápido, YO personalmente estaré contestando sus preguntas y comentarios.

Gracias,

Ángel Rivas

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s