Principales Detalles a Tener en Cuenta en un Curso de Lectura Veloz

Un curso de lectura rápida es similar a un curso de conducción o a un curso de cocina en términos generales: primero se expone la teoría, y a continuación continúa la práctica. Verdaderamente algo asombroso, hay que reconocerlo, de este tipo de enseñanza, es que no es la misma siempre.

Hay cursos de lectura rápida que se adecúan a la edad, profesión o disposición de los alumnos.   Por este motivo se dice que este es un curso segmentado, porque sin centrarse en un grupo exclusivo genera las oportunidades suficientes para que, en teoría, cualquiera sepa la técnica.   Y decimos teóricamente porque todo depende del compromiso personal de cada quién en esta materia.   Lo que sí es general es una prueba.

Una prueba de lectura la cual certifica el nivel de comprensión y velocidad en la que se encuentra una persona, tratando de determinar los malos hábitos o problemas que conlleva.   ¿Ha escuchado alguna vez el procedimiento de las llamadas ‘Técnicas Americanas de Estudio’? Quienes se encargan de proporcionar los métodos adecuados para una lectura rápida dentro de este módulo de estudio hacen un examen de este tipo antes de que una persona tome la decisión o no de continuar adelante.

Generalmente las pruebas de lectura se hacen con un cronómetro y con una tabla de puntajes.   El primero sirve para determinar, en promedio, cuántas palabras lee en un determinado período de tiempo una persona, y la segunda sirve para calificar aspectos como comprensión de lectura, asimilación de lo leído y, en algunas otras pruebas, la capacidad de generar textos.   Estos tests de lectura tal y como los cursos vienen asesorados por equipo profesional, el cual ha determinado mediante estudios profundos la capacitación respectiva a cada persona.   Pueden tomar una gran cantidad de tiempo o poca, dependiendo del interés del individuo.

Después de realizada la respectiva prueba si la persona decide que necesita de una capacitación en lectura veloz, inmediatamente le es asignada un tutor o una tutora que se encargará de brindarle las herramientas necesarias para continuar con sus estudios de lectura.   Así mismo puede ser incluida(o) en un grupo.

Las clases de lectura rápida pueden ser tanto para reforzar una aptitud o bien para aprender a descubrir las incomodidades y las carencias que se tienen al leer y desterrarlas gradualmente.   Un curso de lectura rápida no tiene por qué ser en alguna manera demasiado veloz: necesita de mucha paciencia.

En resumen, la oportunidad de tener un mejor hábito de lectura depende exclusivamente de quien ha identificado con creces su necesidad, y por este motivo son cursos de gran proyección.   Nunca es tarde para acogerse a un plan de estudios de esta naturaleza, logrando mejores rendimientos académicos como disfrute de la lectura en general.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s