Principales Detalles a Tener en Cuenta en un Curso de Lectura Veloz

Un curso de lectura rápida es similar a un curso de conducción o a un curso de cocina en términos generales: primero se expone la teoría, y a continuación continúa la práctica. Verdaderamente algo asombroso, hay que reconocerlo, de este tipo de enseñanza, es que no es la misma siempre.

Hay cursos de lectura rápida que se adecúan a la edad, profesión o disposición de los alumnos.   Por este motivo se dice que este es un curso segmentado, porque sin centrarse en un grupo exclusivo genera las oportunidades suficientes para que, en teoría, cualquiera sepa la técnica.   Y decimos teóricamente porque todo depende del compromiso personal de cada quién en esta materia.   Lo que sí es general es una prueba.

Una prueba de lectura la cual certifica el nivel de comprensión y velocidad en la que se encuentra una persona, tratando de determinar los malos hábitos o problemas que conlleva.   ¿Ha escuchado alguna vez el procedimiento de las llamadas ‘Técnicas Americanas de Estudio’? Quienes se encargan de proporcionar los métodos adecuados para una lectura rápida dentro de este módulo de estudio hacen un examen de este tipo antes de que una persona tome la decisión o no de continuar adelante.

Generalmente las pruebas de lectura se hacen con un cronómetro y con una tabla de puntajes.   El primero sirve para determinar, en promedio, cuántas palabras lee en un determinado período de tiempo una persona, y la segunda sirve para calificar aspectos como comprensión de lectura, asimilación de lo leído y, en algunas otras pruebas, la capacidad de generar textos.   Estos tests de lectura tal y como los cursos vienen asesorados por equipo profesional, el cual ha determinado mediante estudios profundos la capacitación respectiva a cada persona.   Pueden tomar una gran cantidad de tiempo o poca, dependiendo del interés del individuo.

Después de realizada la respectiva prueba si la persona decide que necesita de una capacitación en lectura veloz, inmediatamente le es asignada un tutor o una tutora que se encargará de brindarle las herramientas necesarias para continuar con sus estudios de lectura.   Así mismo puede ser incluida(o) en un grupo.

Las clases de lectura rápida pueden ser tanto para reforzar una aptitud o bien para aprender a descubrir las incomodidades y las carencias que se tienen al leer y desterrarlas gradualmente.   Un curso de lectura rápida no tiene por qué ser en alguna manera demasiado veloz: necesita de mucha paciencia.

En resumen, la oportunidad de tener un mejor hábito de lectura depende exclusivamente de quien ha identificado con creces su necesidad, y por este motivo son cursos de gran proyección.   Nunca es tarde para acogerse a un plan de estudios de esta naturaleza, logrando mejores rendimientos académicos como disfrute de la lectura en general.

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

La Lectura Rápida, una GRAN VENTAJA para el Éxito

La lectura rápida es una buena alternativa para lograr una comprensión de los textos más significativa que si leemos a un ritmo normal o lento dependiendo de nuestras capacidades.

La lectura rápida es una buena alternativa para lograr una comprensión de los textos más significativa que si leemos a un ritmo normal o lento dependiendo de nuestras capacidades.   Desde estos párrafos no pretendemos en modo alguno obligarles a que lean a una velocidad más alta de la que acostumbran.

Lo que se pretende es que mediante la adquisición de mejores hábitos de lectura ustedes, como lectoras(es), tengan una asimilación de lo que leen más cercana a la realidad que trata de mostrarles esas líneas que de algún u otro modo quieren transmitirles una idea central. Así lo dicen estadísticas.

Según algunas investigaciones hechas por pedagogos, el 75% de los niños tienen hábitos deficientes de lectura debido a factores como poca interacción con los padres, un uso exponencial más prolongado del tiempo libre en actividades como internet, juegos extracurriculares y otras actividades lúdicas que no fomentan sumamente el interés literario.

De ese 75%, 40% de ellos manifiestan según sus opiniones un bajo o mediano interés por la lectura, y cuando lo hacen, la practican de manera sesgada y sin retener mayor información.   Muchas personas adultas se quejan de que no retienen lo suficiente cuando leen, y se sienten mal al manifestar que “leen como loros”, entendiéndose esta frase como una asimilación de que tan sólo pronuncian las palabras pero no comprenden o no quieren entender los significados que llevan implícitos.

Una lectura rápida puede ser una habilidad natural, producto de la herencia de parte de alguno de los padres o de ambos, o bien de generaciones más atrás que se han destacado en este hábito.   Pero para las personas que quieren mejorar sus niveles de comprensión de textos existen métodos interesantes para fomentar una asimilación más “ligera” de los mismos.

Todo lo que se necesita es un compromiso personal.   Identificar la incomodidad es el primer paso para lograr una disciplina que contribuya a combatir con éxito los hábitos que hacen que un individuo tenga una manera de leer demasiado parsimoniosa que no le ayuda a comprender el mensaje central de artículos, notas, ensayos, etc., que por cierto vienen en distintos tamaños, se publican en variadas obras y, ante todo, se dirigen a todo tipo de público.   De esta forma, el hombre o la mujer logran más resultados en menos tiempo.

Si usted es de aquellas que comprenden cabalmente el poder de la lectura rápida, no deje de atender nuestras recomendaciones.

Me gustaría que me dejarás un comentario sobre este artículo que acabas de leer y también cuentame un poco y digame cual es su principal frustración, a la hora de tratar de leer más rápido, YO personalmente estaré contestando sus preguntas y comentarios.

Gracias,

Ángel Rivas

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

La Lectura Rápida, Una Necesidad en la Era de la Informacion

La lectura rápida no es una estrategia para decir que somos capaces de leer determinado numero de paginas o de palabras en un tiempo considerado record; es el resultado de una practica que conjuga entrenamiento, asimilacion y compromiso para entender mejor diversos textos.

A menos que naturalmente se tenga esta habilidad, a muchas personas se les dificulta retener y, antes que esto, asimilar las ideas centrales de los párrafos que voluntaria y obligatoriamente leen.   Usted puede ser una de estas personas.   No se sienta mal; no considere que es menos dotado intelectualmente.   Puede adquirir mejores hábitos de lectura si tiene el propósito adecuado y la convicción necesaria.

Una ventaja que tienen los procedimientos para lectura rápida expuestos a continuación, es que sirven incluso a quienes se consideran, como dicen coloquialmente en algunos sitios, devoradores de libros.   Leer a un buen ritmo no significa que se es una lectora o un lector veloz.   En otras palabras, el término por encima de rapidez quiere destacar la compenetración.   La compenetración con el sentido de las palabras que tiene antes sus ojos trátese del escrito que sea: una novela, una carta, un memorando, un dossier, una nota o unas cuantas frases.   Preste atención a estas recomendaciones y compárelas con la forma en que lee.

*Adquiera el Hábito de Seleccionar Líneas: No todos los textos nos parecen llamativos de cabo a rabo, a menos que se trate de una novela, un guión o escritos más o menos similares en cuanto a longitud que queremos o que nos han hecho leer.   Comience leyendo varias líneas; estas son las que inician después del título de un escrito o las que siguen luego de un punto seguido o un punto aparte.   Si lo que empieza a leer no le llama la atención, descártelo, y siga con este procedimiento hasta que ubique partes del texto que lo enganchen a él.   Luego, si quiere, podrá leer las líneas “menos atractivas”, pero esto es objeto de estudio para más adelante.

*Lea Audiblemente de Vez en Cuando: Claro que puede leer mentalmente, o puede que definitivamente no lo haga, sino que le gusta escucharse en ocasiones o siempre mientras sigue un texto.   No se trata de que lo haga en voz alta, llamando la atención si hay alguien cerca.   El propósito de este ejercicio es que puede darse cuenta de que su “tempo”, que significa la medida de tiempo que emplea al leer con la voz, influye en la manera en que comprende un texto.   Si lee muy espaciado, significa que tal vez se le queden muchos detalles.   Leer escuchándose armoniza su entendimiento.

*Ponga Atención a los Pies de Página: ¿Ha visto que al finalizar una frase en algunos textos aparece inmediatamente un número o un símbolo?   En la parte de debajo, este número o símbolo explica la citación de un libro o de una idea que se extrajo de otra parte. Si encuentra en estos pies de página algo que le llame la atención, será más probable que el texto esté “más cercano a usted”.

Me gustaría que me dejarás un comentario sobre este artículo que acabas de leer y también cuentame un poco y digame cual es su principal frustración, a la hora de tratar de leer más rápido, YO personalmente estaré contestando sus preguntas y comentarios.

Gracias,

Ángel Rivas

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Hello world!

Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario